Bellos por fuera o por dentro?

¿Envidiamos un cuerpo bello y bien formado? La envidia no conduce a alcanzar un cuerpo saludable y hermoso. Pero si cambiamos esa “envidia” por una MOTIVACIÓN, qué tal?

Los buenos pensamientos conducen a buenas acciones! Actúa bien y te llenarás de alegría! El sentirnos bien nos transforma  e induce comportamientos positivos en todos sentidos, físico y no físico.

La belleza del espíritu, es difícil de ocultar en una mirada!

La paz y el equilibrio espiritual se percibe en un organismo saludable y funcional.